LORENZA MASTROROCCO

A year ago my friend Pablo told me about an Italian girl that he met while living in Shenzhen and who became one of the most important people for him during his time in Chinese lands.»She just moved to Brussels, call her, you are gonna love each other!», he said. And that is how I met Lorenza.

Originally from Bolognia she has spent the last years living abroad, as me. That represents a big first connection in gastronomic therms for those who (as us) love traditional, home made food. However, Lolly (as everyone calls her) is everything unless a traditional girl. She is the best possible definition of wanderlust, a mix of braveness and independence that I deeply admire.

The first time I told her about this idea she was sitting on the ledge of my window smoking a cigarette. It was September 2015 and I had just returned to Brussels with the very first draft of ‘Around the table with’ in mind. I told her about the schoolarship I was trying to get with this project and I brought up the three questions that hold it up. Lorenza immediately understood that the answers she may give me back had to be forceful and convincing. Months after I pourpossed her to join me in this project as a guest and her answer was a categorical ‘yes’.

For Lolly I wanted (and I was sure since the beginning) asian food. But it was her (without knowing it) who gave me the key to choose the right place to do this interview. I heard a comment about how much she liked the rice paper rolls in Vietnam during a conversation, so I hunted for a restautant serving them in Brussels and I discovered Knees to Chin .

So we came there a night during the week and after asking for gdyozas and dim sums, four different kinds of rice paper rolls (beef, salmon, shrimps and omelette) and two beers we were ready to start.

2016-02-22-PHOTO-00002860

 

  • So, if Lorenza Mastrorocco was a dish, which one would she be?
  • Red and yellow peppers in sweet and sour sauce – right and straight answer.
  • Why?
  • It represents my personality, I see myself as a person of contrasts. When I feel, I do it in a very intense way, sometimes sweet, sometimes sour. I choose peppers because they are a heavy meal to digest and to tolerate. I think that is me – she explains – the picture of me from outside. And I love to cook them – she adds – and I do it right.

IMG_1475

  • What about the drink?
  • Do you see me as a bubbly person? – she ask me back. And right after she continues – I think I am tea. Tea because, despite everything, I need to know that there is a place where I belong to. Tea makes me think about something quiet, like a house. It is a warm feeling.

IMG_1483

  • Lolly’s dessert would be…
  • Dark chocolate – she says convinced. And she continues with a quote – «real chocolate lovers love dark chocolate», this is an statement. It is bitter, as I can be. Is for hard lovers – she talks about the chocolate now, but also about herself when she adds – But this is the best part of me. The taste even if it is tough, deserves the bite.

Three more questions before finishing the dinner, but for this – I announce her – I need the most italian version of yourself. 

IMG_1481

  • What are the basics, those things that you can always find in an italian kitchen?
  • Coffee, even in you don’t like it. What else would you offer to the visits? – she looks at me smiling and I can recognize this predisposition to having visits at home that is also very present in the spanish culture – Oil, fundamental and tomato and garlic, basics. Also some italian classic drinks. 
  • Which topic you would never bring to the table?
  • With religious or old people, I would never talk about death. Business can be boring but I don’t mind talking about it.
  • What about politics? – I am very curious about this because I know in Spain is a big topic
  • I think in Italy politics wouldn’t destroy a nice meal. We do humor from politics. 
  • If you had the opportunity, what table would you repeat and with who?
  • All of my christmas – she starts with this and I already love the answer – There is a link, something tangible. It is something I cannot live without. I didn’t decide, it was given: this is your family and you cannot be yourself without them. They have always been there, in all my memories. I can still recognize that they gave me something when I was younger – she stops and look at me directly, cutting out drama –  Add the fact that we are italians. It means that we eat fucking good. And that we drink better.

Marvelous.

 


Hace un año mi amigo Pablo me habló de una chica italiana que conoció viviendo en Shenzhen y que había terminado por ser una de las personas más importantes en su tiempo en tierras chinas.  «Acaba de trasladarse a Bruselas, llámala, ¡os vais a encantar!» me dijo. Y así conocí a Lorenza.

Originaria de Bolonia, ha pasado los últimos años viviendo en el extranjero, igual que yo. Eso significa una primera y gran conexión en términos gastronómicos para aquellos que (como nosotras) adoran la cocina tradicional, hecha en casa. Sin embargo, Lolly (como la llamamos todos por aquí) es todo menos una chica tradicional. Es la mejor definición posible de ‘wanderlust’ (ese término anglosajón para determinar la pasión – necesidad de viajar y conocer nuevos lugares). Es una mezcla de valor e independencia que admiro profundamente.

La primera vez que le hable de esta idea ella estaba sentada en la repisa de mi ventana fumando un cigarro. Era septiembre de 2015 y yo acababa de volver a Bruselas con el primer esbozo de ‘Around the table with’ en mente. Le hablé de la beca a la que presentaba este proyecto y le plantée las tres preguntas que lo vertebran. Lorenza entendió de inmendiato que las respuestas que me diera a las mismas tenían que ser contundentes, tener mensaje. Meses más tarde realicé la oferta formal de formar parte de este proyecto como invitada y su respuesta fue un ‘sí’ rotundo.

Para Lorenza quería (de esto estaba segura desde el principio) comida asiática. Pero fue ella (sin saberlo) quien me dió la clave para elegir el lugar en el que realizaría esta entrevista. En una conversación le escuché decir lo mucho que le gustaron los rollitos de papel de arroz en Vietnam, así que busqué un restaurante que los sirviera en Bruselas y descubrí Knees to Chin.

Así que nos presentamos allí una noche entre semana y después de pedir gdyozas y dim sums, cuatro tipos diferentes de rollitos de papel de arroz (carne, salmón, langostinos y tortilla) y dos cervezas estabamos listas para empezar.

  • Entonces, si Lorenza Mastrorocco fuera un plato o un alimento, ¿cuál sería?
  • Pimientos rojos y amarillos en salsa agridulce – responde rápida y directa.
  • ¿Por qué?
  • Representa mi personalidad, me veo como una persona de contrastes. Cuando siento lo hago de una forma muy intensa, a veces dulce, a veces ácida. Elijo pimientos porque son un alimento difícil de digerir y tolerar. Creo que eso soy yo – explica – esa es la imagen de mí desde fuera. Y me encanta cocinarlos – añade – y lo hago muy bien.
  • ¿Qué hay de la bebida?
  • ¿Me ves como una persona burbujeante?  – me pregunta de vuelta. Y un momento después continua – Creo que soy té. Té porque, a pesar de todo, necesito saber que hay un lugar al que pertenezco. El té me hace pensar en un lugar calmado, como una casa. Es un sentimiendo de calidez.
  • Si Lolly fuera un postre sería…
  • Chocolate negro – dice convecida. Y a continuación pasa a una cita – «los verdaderos amantes del chocolate adoran el chocolate negro», eso es un hecho reconocido. Es amargo, como puedo llegar a ser yo. Es para amantes convencidos – habla del chocolate ahora, pero también de ella misma cuando añade – pero es la mejor parte de mi. Incluso si el sabor es duro, merece la pena el bocado.

Tres preguntas más mientras terminamos de cenar. «Y para ellas necesito a la versión más italiana de tí misma», le anuncio. 

  • ¿Qué hay siempre en la cocina de un italiano, cuáles son los alimentos que nunca faltan?
  • Café, incluso si no te gusta porque ¿qué otra cosa le ofrecerías a las visitas? – me mira sonriendo y puedo reconocer esa predisposición a tener visitas en casa que también está muy presente en la cultura española – Aceite, fundamental y tomate y ajo, básicos. También algunas bebidas italianas clásicas. 
  • ¿De qué no hablarías en una mesa?
  • Con gente religiosa o gente muy mayor, no hablaría de la muerte. Puedo hablar de negocios, que puede llegar a ser aburrido… pero no me molesta.
  • ¿Política? – tengo mucha curiosidad por esto ya que en España es un tema muy presente.
  • En Italia creo que la política no es capaz de amargar una comida, hacemos humor de ello.
  • Si pudieras repetir una mesa y una compañía, ¿cuáles serían?
  • Todas mis navidades – empieza así y ya me gusta su respuesta – Hay una relación, algo tangible. Es algo sin lo que no puedo vivir. No lo decidí yo, me fue dado: esta es tu familia y no puedes ser tú misma sin ella. Siempre han estado ahí, en todos mis recuerdos. Aún puedo reconocer que todos ellos me han aportado algo cuando era más pequeña – para un segundo y me mira directamente, quitándo dramatismo -. Ahora añade el hecho de que somos italianos. Eso significa que comemos jodidamente bien. Y que bebemos mejor. 

Maravilloso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s